Talents Guadalajara

Todos los amigos del bar

La secuencia de créditos con que inicia El bar, último largometraje del español Alex de la Iglesia, puede despertar bajos instintos en el espectador: imágenes de garrapatas, gusanos y demás microorganismos expuestos en amplitud, como si los mecanismos con que devoran estuvieran bajo atenta observación. De ahí pasamos a un plano secuencia en que escuchamos las conversaciones de una serie de personajes mientras caminan por las calles del centro de Madrid y se dirigen a almorzar a un bar. De la Iglesia plantea un guion óptimo de las películas de terror: los personajes terminan encerrados ante la amenaza de un francotirador y las desfavorables acciones de la policía. Les queda la desconfianza, la sospecha ante el gobierno, la revelación de sus manías, y la desesperación ante el encierro.

Conocido por emplear una estética del esperpento, De la Iglesia se dedica a mostrar lo grotesco del ser humano ante una situación límite. Los personajes gritan, se golpean, se abofetean y se muerden entre ellos, en un tratamiento que oscila entre lo humorístico y lo terrorífico. El problema es que este desmán resulta inaprehensible, guiado por fuerzas que intentan extrapolar estos comportamientos a sus consecuencias más repulsivas. Las tensiones de clase, las diferencias generacionales, o los conflictos laborales no se revelan sino que se imponen. Aunado a eso, es un filme de un ritmo agotador, que avanza de forma precipitada en espera del próximo desaire. De la Iglesia satura el relato de múltiples referencias al cine de horror que impide que la película respire, que no sea más que una mera observación microscópica de la malicia humana.

Hammurabi Hernández

Oficinas del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.
Nebulosa 2916, Jardines del Bosque C.P. 44520.
Guadalajara, Jal., México. Teléfono: +52 (33) 3121-7461
talents.gdl@ficg.mx

Todos los derechos reservados ¬ģ PFICG | Patronato del Festival Internacional de Cine en Guadalajara | Marca registrada.